Calidad

linea_titulo

tituloCALIDAD

  • 1. INOCUIDAD Y GESTIÓN ALIMENTARIAOpen or Close

    A menudo tiende a confundirse la inocuidad con la calidad. Esta última abarca una compleja gama de atributos que influyen en su valor o aceptación para el consumidor (valor nutricional), propiedades sensoriales (apariencia, color, aroma, textura y gusto) y muchas de ellas pueden estar sujetas a negociaciones comerciales.

    Las metodologías HACCP (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) y BPM (Buenas Prácticas de Manufacturas), sistemas básicos de inocuidad alimentaria, son fundamentales para garantizar alimentos seguros. Además este sistema permite, prevenir pérdidas por manejos inadecuados, reducir, eliminar y controlar peligros físicos, químicos y biológicos.

    La aspiración es avanzar más allá de la identificación y control de peligros, poniendo en marcha un sistema de gestión que incluya una cultura de la inocuidad, en un marco de mejora continua. Para ello certificamos el Sistema de Gestión de Inocuidad de los Alimentos, ISO22000 que en formas excluyente contiene un conjunto de normas y sistemas básicos de Inocuidad.

  • 2. SUSTENTABILIDADOpen or Close

    Refinería del Centro orienta su actividad reconciliando los aspectos económico, social y ambiental. Así, asocia los procesos productivos y los fundamentos de la Responsabilidad Social Empresaria a la actividad propiamente dicha y su incidencia en las condiciones de trabajo, la relación con proveedores y clientes, las comunidades locales y la sociedad en general. Asimismo, compatibiliza la actividad con la preservación medioambiental.

    Como todas las industrias, al transformar una materia prima en un producto, Refinería del Centro genera emisiones sólidas, líquidas y gaseosas. Para neutralizar estos efectos y controlada por organismo públicos de control, gestiona estas emisiones derivadas de sus procesos productivos.

    Emisiones líquidas:
    La moderna planta de tratamiento de efluentes líquidos transforma en biomasa la carga orgánica de estos efluentes a través de la inyección de aire como aportante de Oxígeno, elemento vital en la transformación de la materia orgánica. El efluente así tratado se transforma en biomasa más agua límpida que, una vez separada, se destina a dos lagunas de estabilización para su afinamiento final. La biomasa se seca y es utilizada como abono por su rico contenido en Nitrógeno y Fósforo.

    En las lagunas se produce la inyección del oxígeno proveniente de las plantas de producción de Hidrógeno, cuyo objetivo es aportar una concentración final del mismo que asegure el desarrollo del ecosistema circundante, cumpliendo con las exigencias de las normativas medioambientales. Como resultado se promueve un equilibro sostenible en el tiempo, con proliferación de fauna y flora natural.

    Emisiones gaseosas:
    El moderno sistema de tratamiento de vahos, denominado oxidador deodorativo o termodestructor, capta y elimina el 99% de los olores que emanan del proceso de cocción (fusión de grasas y desnaturalización de proteínas) del subproducto no comestible de frigoríficos. Todos los equipos desde donde se captan los olores están cerrados e interconectados por tuberías que conducen los vahos hacia el tratamiento, en el cual los gases con los olores son calentados hasta 950°C de temperatura y mantenidos así durante un segundo, garantizando que todos los volátiles orgánicos se oxidaron hasta convertirse en agua y dióxido de carbono. A continuación, una caldera de recuperación de calor transforma la energía de los gases de combustión en vapor de agua que es enviado a la planta de cocción (fusión de grasas y desnaturalización de proteínas) para seguir procesando materia prima, trabajando así en un círculo cerrado de cocción, captación de olores, oxidación y generación de vapor para producir más sebo.
    Refinería del Centro es la única empresa en el país que dispone de un equipo de estas características.

  • 3. ENTES REGULADORES Y MARCO LEGAL DE LA ACTIVIDADOpen or Close
FSSC22000